viernes, 1 de mayo de 2015

Taiji contra la artritis infantil

COLOMBIA PÁEZ - 07/22/2014 9:22 PM

El maestro se paró frente al grupo y con movimientos suaves y rítmicos inició una clase en la que la imaginación permitía tocar las nubes, volar como mariposas y hasta acariciar un caballo. Los niños aprendieron entonces que estaban frente a una antigua disciplina que ahora formaría parte de su rutina diaria y serviría para aliviar los dolores en las articulaciones.

Esta es una nueva herramienta para ayudar a niños que padecen de artritis y que asisten a un campamento de verano destinado a que estos pequeños pacientes del Miami Children’s Hospital tengan una alternativa distinta y natural para manejar el padecimiento. Si bien este no tiene cura, se puede evitar su progresión.

“El Tai Chi ayuda de forma directa a quienes padecen artritis porque aumenta la flexibilidad, disminuye el dolor provocado por la enfermedad, fortalece los músculos y ayuda a enfocar la mente con el cuerpo, además alivia el dolor en las articulaciones al hacer ciertos movimientos y estiramientos y está comprobado que es una práctica beneficiosa para otras enfermedades como la fibromialgia, ansiedad, depresión y disturbios del sueño. Sirve especialmente para aliviar dolores crónicos y condiciones relacionadas con el estrés”, explica el Sensei Tony García, experto en esta disciplina y quien se ha vinculado a este campamento de verano del hospital infantil.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud, un amplio estudio sugiere que la práctica del Tai Chi produce efectos positivos al mejorar el dolor y la discapacidad entre quienes padecen artritis.

García añade que el Tai Chi mejora además la condición física en general, la coordinación y la agilidad.

“Las personas que practican regularmente el Tai Chi tienen una mejor postura, mayor flexibilidad, amplitud de movimiento y son más alertas mentalmente”, apunta, añadiendo que por consiguiente ayuda a dormir más profundamente en la noche.

El Tai Chi se considera también como una medida preventiva y una terapia complementaria para una amplia gama de padecimientos, puesto que también es beneficioso para el sistema inmunológico y el nervioso central. La respiración profunda del Tai Chi regula el sistema respiratorio, ayudando a tratar enfermedades respiratorias como el asma, la bronquitis y el enfisema. También estimula el abdomen, lo que ayuda a una mejor digestión aliviando el estreñimiento y las enfermedades gastrointestinales.
Con este nuevo conocimiento, voluntarios como Matthew Ridge, un antiguo paciente cuya artritis se encuentra en remisión, ayuda también a dirigir a los pequeños en sus ejercicios y actividades diarias. “Ahora tengo 20 años, pero la artritis me la detectaron a los ocho, y me gusta ayudar en este campamento de verano porque aquí ellos se sienten tranquilos, no se sienten diferentes a los otros niños, pues cuando uno tiene artritis el dolor tiene otro color, tiene otro significado y afecta física y emocionalmente, por eso estas clases son tan importantes”, asegura.

Tratar de curar esos dolores o saber cómo manejarlos ha sido la tarea del fundador y auspiciador de estos campamentos de verano, el doctor Rafael Rivas Chacón, director del Centro de Reumatología del Miami Children’s Hospital, quien asegura que para los niños y jóvenes el campamento es una gran oportunidad.

“Allí no solamente socializan y se enteran de que hay más muchachos como ellos, sino que se relacionan con voluntarios que han pasado por lo mismo”, señala Rivas, explicando que la artritis es una enfermedad causada por la inflamación de las articulaciones, lo cual ocasiona dolor, inflamación, rigidez y puede llevar a pérdida de movimiento.

Según estadísticas de los organismos de salud, cerca de 294,000 niños de entre 16 a 18 años son afectados por esta condición y por otros padecimientos reumáticos.

“Es importante que los padres adviertan las señales de alerta, tales como rigidez y dolor persistente en las articulaciones de las manos, pies y rodillas, especialmente en las mañanas; cojera, fiebre alta, sarpullido, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y otras zonas del cuerpo”, indica Ivette Carballosa-Hernández, médico asistente del Centro de Reumatología del MCH.

Como el movimiento es algo fundamental para estos pequeños pacientes “el campamento también les ofrece nadar con delfines, nadar en la piscina y no sentirse solos con su condición, pues así comparten con otros niños iguales a ellos y aprenden a convivir con la artritis al tiempo que desarrollan habilidades para la vida”, concluye Rivas Chacón.

Para más información: Miami Children’s Hospital, (305) 663-8505 hospital. 
Para donaciones www.mch.com/page /SP/286/Rheumatology/ Camp-Funrise.aspx
Sobre Tai Chi escriba: tony@miamitaichi.com 
Sobre artritis: www.niams.nih.gov, www.arthritistoday.org,  www.arthritis.org